cerrar-sesion editar-perfil marker video calendario monitor periodico fax rss twitter facebook google-plus linkedin alarma circulo-derecha abajo derecha izquierda mover-vertical candado usuario email lupa exito mapa email2 telefono etiqueta

Integrar para competir

Escrito por Manuel Navarro el 4 diciembre, 2018 en Tema de Portada
no hay comentarios Haz tu comentario
Imagen de logotipo de facebook Imagen de logotipo de Twitter Imagen de Logotipo de Google+ Imagen de logotipo de Linkedin

No pensar en la integración puede convertirse en un error graves. Las herramientas de integración, aparte de ofrecer una mayor productividad a la empresa y dotarla de una mayor eficiencia juegan un papel fundamental en el proceso de digitalización de cualquier empresa. Las empresas deben ser más ágiles, moverse muy rápidamente y no solo en el mercado con su oferta de producto o servicios, sino también en el desarrollo de aplicaciones específicas e inteligentes para su negocio y su conectividad. Estas metas solo se consiguen con un control completo de los datos e integrando los sistemas de forma óptima.

Además, y tal y como apunta José Tomás Salvador, Senior Sales Engineer de InterSystems, “las aplicaciones deben ser cada vez más inteligentes y basadas en datos. Deben escalarse en función de las necesidades del negocio y el volumen de datos para gestionar grandes entradas de nuevos datos, nuevas cargas de trabajo y nuevo tamaño y formatos de datos de forma fiable, económica y rápida. En este escenario tan exigente es necesario contar con una plataforma que proporcione capacidades de integración e interoperabilidad, conectividad, capacidad para transformar los datos y ser utilizados por aplicaciones y bases de datos según los actuales estándares y protocolos”.

Y es que las herramientas de integración permiten a las empresas conseguir una mayor eficiencia, productividad y agilidad ya que conecta diferentes aplicaciones de software y servicios, interfaces de programación de aplicaciones (API) datos y dispositivos para automatizar los procesos empresariales y ofrecer al usuario información exacta y a tiempo. Es en este sentido por lo que Miguel Ángel Díaz, Business Development Manager, AppDev & Middleware de Red Hat considera que la integración “es clave cuando hablamos de la transformación de la empresa debido a que proporciona cambios fundamentales en la gestión del negocio facilitando la adaptación de ésta a los cambios del mercado. La integración no solo conecta, sino que también añade valor a través de las nuevas funcionalidades provistas al conectar funciones diferentes del sistema”.

Las herramientas de integración permiten a las empresas conseguir una mayor eficiencia, productividad y agilidad

En definitiva, la ventajas de las plataformas y soluciones de integración son muchas pero como afirma José Ramón Acebes, Arquitecto de Soluciones EMEA en Information Builders, “una de las principales es la automatización de procesos, ya que aumenta la eficiencia y reduce los costes corporativos. También hay que destacar su capacidad para incorporar nuevas funcionalidades en sistemas ya instalados, permitiendo aumentar su vida útil y adaptarse a las nuevas necesidades de negocio sin tener que reemplazar la infraestructura existente”. En general, Maximo Pettito de Fujitsu cree que entre las ventajas de la integración destacan tres partes: “La primera, son el puente natural que permite una comunicación ordenada entre las diversas funciones y aplicaciones que existen en una organización. Sin éstas herramientas, la comunicación se produciría de forma anáquica y sin estándares, sin ningún tipo de gobierno ni protocolo, convirtiéndose con el paso del tiempo en un problema para la gestión de la información. La segunda ventaja, es que permiten organizar el mapa de aplicaciones y sistemas con una arquitectura clara que evita el apalancamiento de tecnologías y/o proveedores, ya que cuando las integraciones están definidas, es mucho más sencillo planificar la evolución de los bloques de aplicación. Una tercera ventaja, es que las herramientas de integración moderna como el FCSM (Fujitsu Cloud Service Management) son modulares y permiten incorporar funciones de forma gradual, ya sean funciones operativas, de gobierno de la TI, de gestión de costes o de Seguridad, creciendo en madurez a cada paso”.

Los retos

Como ocurre con la gran mayoría de las soluciones tecnológicas actuales, la integración también afronta sus propios retos. Y es que, nos encontramos en un sector en el que el dinamismo y la actividad frenética es algo intrínseco a él lo que requiere de un esfuerzo de actualización continua. Pero además, y tal y como apunta Máximo Pettito, director de desarrollo cloud de Fujitsu, otro reto importante al que se enfrenta este mercado es el de “la madurez de la función de gobierno de TI en las organizaciones, y que los directivos y gestores consigan salir de la integración puramente técnica e incorporar funciones necesarias como el control presupuestario, las políticas de seguridad y la gestión de activos. Hay otro reto importante que está implícito en los dos anteriores y es la dificultad de contar con personas que tengan la formación adecuada. Si hace algunos años, la principal preocupación sobre el cloud era el ahorro de costes y la seguridad, probablemente hoy sea la dificultad de contar con el personal adecuado, y esto aplica de lleno a la integración, que en Fujitsu preferimos llamar “orquestación”. Por su parte, el portavoz de Intersystems considera que “ que la integración está ligada indisolublemente a la interoperabilidad. No tiene sentido integrar sistemas, procesos y datos si, luego, no se comparten, analizan, comprenden y utilizan en beneficio del negocio. En este sentido, ambas, tanto integración como interoperabilidad, son tecnologías maduras que ya han probado su eficacia y capacidad. Los retos, por lo tanto, serán aquellos que afecten al negocio específico donde se implementen. Para Intersystems son claves la facilidad de uso, la capacidad de la plataforma para transformar rápidamente y el compromiso total del equipo proveedor a la hora de realizar un proceso de integración. Pero, como decía, la tecnología está madura y nosotros hemos llegado a realizar migraciones en solo ocho días y el sistema ha funcionado perfectamente, sin interferir en la operativa de la empresa. En el caso de grandes organizaciones el plazo puede llegar a los 30 días, sin interferencias”.

Si bien existen muchos tipos de desafíos y situaciones que son resueltas con las herramientas de integración, uno de los retos que tienen que superar es que se puedan adaptar a los cambios que se producen en su entorno para permitir a la empresa seguir siendo competitiva. Estos cambios pueden ser muy variados, como, por ejemplo, un aumento en la escala del trabajo a realizar, ofrecer nuevos servicios reclamados por los clientes, adaptarse a nuevas tecnologías, etc. Y es que, la aparición de la integración surge tras la necesidad de organizar la tecnología, ya que las soluciones de un proveedor no se comunicaban con las de otro, y así poder acabar con la duplicación de esfuerzos. En este sentido, el portavoz de Red Hat señala que “uno de los principales retos es el de integrar las aplicaciones de nube o el software heredado para acelerar la innovación, otro es la necesidad de agilidad en esta capa de integración ante los constantes cambios requeridos”.

La papel de la nube

Justamente la nube es uno de los elementos que viene a revolucionar el mundo de la integración. La transformación digital también está cambiando las formas de consumo de la tecnología. Modelos como SaaS, Paas, IaaS, etc. son más utilizados en detrimento de soluciones y herramientas onpremise. Esto es así porque cloud ha permitido ofrecer tecnología que ofrece a los usuarios la posibilidad de acceder a software estandarizado como servicio, lo que está haciendo posible que empresas de menor tamaño tengan acceso a tecnologías a las que antes no podían. La nube permite a las organizaciones ser flexibles y ágiles, con un modelo mucho más dinámico. La integración no es ajena a esta realidad, y como asegura José Ramón Acebes de Information Builders, “los entornos cloud presentan nuevos escenarios de uso para las soluciones de integración. Sobre todo, permiten realizar la migración hacia la nube de forma escalonada y sin rupturas de servicio. Adicionalmente, están apareciendo nuevas plataformas de integración cloud que, si bien están limitadas en funcionalidad a usos concretos, permiten ser utilizadas de forma rápida gracias a sus interfaces de usuario amigables y componentes preconfigurados”. Por su parte, José Tomás Salvador de Intersystems afirma que “lo que aporta Cloud a estas soluciones no es muy distinto de lo que aporta para otras. El primer beneficio podría ser la reducción de los gastos operativos, al menos, es el más evidente sobre todo en sistemas o negocios nuevos, en donde todavía no somos capaces de anticipar nuestras necesidades de recursos, o en negocios consolidados, cuando las propias características de nuestro negocio hacen que nuestros sistemas deban ser capaces de adaptarse rápidamente a una demanda de recursos cambiante. Pero Cloud también permite que la empresa se centre al cien por cien en el negocio y generar valor, aumenta la productividad y la disponibilidad de los servicios y, entre otros beneficios, hace posible el acceso a información crítica desde cualquier lugar”.

La nube permite a las empresas acortar sus tiempos de desarrollo de aplicaciones e integraciones con un claro enfoque hacia la cloud. Y es que, las organizaciones exigen en la actualidad un menor número de licencias y ataduras, entres otros factores porque lo presupuestos de TI son cada vez más ajustados. La capacidad de inversión de organizaciones, independientemente de su tamaño, y Administraciones Públicas es cada vez más restringida por lo que, por ejemplo, optar por un modelo de pago por uso es una alternativa para quienes están convencidos de la necesidad de tener una solución de integración.

Sin embargo, no sólo el coste es un factor importante para acceder a la nube en general y en las herramientas de integración en particular. El portavoz de Oracle afirma que “la nube supone un avance muy importante porque las empresas pueden acceder a nuevos procesos de modo sencillo y ágil mediante unas herramientas de integración estandarizadas que cumplen con todos los requerimientos exigidos. El cambio de modelo de aplicaciones de on-premise a servicios SaaS está creciendo por las ventajas que proporcionan en cuando a agilidad, innovación y modelos de pago por uso. No se trata de una moda y por tanto cada vez van a ser más habitual la adopción de servicios SaaS en los clientes, de forma que se va a potenciar cada vez más el uso de plataformas PaaS de integraciones nativas en la nube”.

Pero cloud computing lleva ya un tiempo entre nosotros, así que ya se ha recorrido la parte inicil del camino. Ya se empieza a estar en una segunda fase. En este sentido, el portavoz de Fujitsu cree que “a medida que el cloud “básico”, entendido como infraestructura, se transforma en commodity, la orquestación Multicloud se convierte en la capa de valor para la organización. Quien sea capaz de migrar sus cargas de trabajo entre clouds evitando el vendor lock-in tendrá una ventaja competitiva a la hora de negociar con sus proveedores, pero sobre todo a la hora de buscar la mejor solución para cada necesidad del cliente”.

Además las empresas se encuentran con la necesidad de vincular la herramienta de integración en la nube con las necesidades del negocio, en este sentido, Pettito, afirma que “a medida que el cloud “básico”, entendido como infraestructura, se transforma en commodity, la orquestación Multicloud se convierte en la capa de valor para la organización. Quien sea capaz de migrar sus cargas de trabajo entre clouds evitando el vendor lock-in tendrá una ventaja competitiva a la hora de negociar con sus proveedores, pero sobre todo a la hora de buscar la mejor solución para cada necesidad del cliente”. Es cierto, que muchas empresas desconocen la ruta a seguir pero la realidad es que el desarrollo de aplicaciones o el acceso a servicios en la nube no es muy diferente, conceptualmente hablando, al del modelo on-premise. Sin embargo y como apunta José Tomas Salvador de Intersystems, “hemos de ser conscientes de que nos vamos a mover en un ecosistema muy cambiante y que no está bajo nuestro control absoluto. Lo importante es saber muy bien qué necesitamos y ver la nube, con todas sus posibilidades de almacenamiento, computación y servicios, como un elemento más, como una ayuda para dar forma a nuestra solución o porfolio de soluciones. Las soluciones basadas en la nube pueden llegar a ser complejas de gestionar, máxime si hablamos de soluciones híbridas. Pese a que quizá sea una complejidad necesaria, aceptada y asumible, hemos de ser conscientes de ello y será muy importante contar con una plataforma de interoperabilidad que sea un buen punto de unión y orquestación entre datos y servicios de ambos mundos”. La vinculación cloud vs. necesidades del negocio es, por tanto algo prioritario y por tanto se debe estudiar de forma detenida cómo hacerlo porque tal y como afirma el portavoz de Oracle, “Para alinear tecnología y necesidades de negocio es importante hacer converger las métricas que miden el éxito del negocio y sus objetivos. Así, si el usuario de negocio requiere agilidad para adaptarse rápidamente a las condiciones del mercado en el que compite, el usuario de tecnología busca cumplir con parámetros como la calidad y la estabilidad. Esta alineación es más factible si tecnología es capaz de reaccionar a los requerimientos de negocio con agilidad”.

OnPremise, ¿muerto?

Si todo el mundo se sube a la nube, ¿quiere decir que las aplicaciones, plataformas o sistemas onpremise están muertos? ¿Cuáles son las principales diferencias entre las soluciones para integración en cloud y on-premise? ¿Por cuál de ellas debe decantarse la empresa? Parece que la tendencia del momento se encuentra en un modelo híbrido porque depende de cada necesidad y momento en que se encuentra el negocio. Prueba de ello es lo que afirma el portavoz de Fujitsu que considera que “ la orquestación debe gestionar el Hybrid IT. Los servicios de negocio son transversales a la tecnología y la orquestación debe gestionar el end to end ya sea en on premise, cloud y Multicloud. Las herramientas pueden estar desplegadas en cualquier capa, generalmene lo estarán en cloud privado, pero su ámbito de gestión es toda la TI”. Sergio Moreno de Oracle cree que “en entornos de integración tradicional, en los que había una parte importante de aplicaciones desarrolladas a medida, el uso de una herramienta de integración sí podía impactar, en ciertos casos. Por ello, eran habituales pruebas de concepto complejas que justificasen que las ventajas que aportaban eran mayores que los inconvenientes generados. Hoy, las soluciones SaaS que están adoptando los clientes están en gran parte estandarizadas y exponen interfaces ampliamente conocidos. Por ello, las plataformas PaaS de integración son capaces de integrarse de forma rápida y sencilla, aportando muchos beneficios, y esta está siendo la elección de la empresa actual”.

Finalmente, el portavoz de Infromation Builders considera que “una solución de integración, ya sea on-premise o cloud, puede ofrecer la misma funcionalidad. La razón para decantarse por una u otra suele estar vinculada con la naturaleza de los datos y los procesos. Las herramientas cloud requieren una configuración de seguridad más compleja al encontrarse más expuestas. Por otra parte, el volumen de datos a manejar puede condicionar también la elección, si bien es algo que tiende a desaparecer al disponer de conexiones con más ancho de banda”.

El papel de TI

Las herramientas de integración deberían integrarse en la totalidad de los departamentos de una empresa. Sin embargo, parecen un reducto del departamento de TI, así que es importante conocer que las herramientas de integración deben involucrar a toda la organización. Tal y como asegura José Tomás Salvador, “las plataformas de integración deben ser transversales y el papel de TI es actuar como integrador de las aplicaciones sobre una plataforma capaz de orquestarlas para que trabajen juntas y no en compartimentos estanco”. Por su parte, el portavoz de Fujitsu cree que “las organizaciones de TI, sobre todo las complejas, tienden a generar subgrupos que miran por objetivos particulares, por ejemplo, ssstemas de crm, equipo de bases de datos, desarrollos digitales, y un sinnúmero de otros casos. Este tipo de organización perjudica la función de orquestación, que vela por “el bien común” pero que desde los equipos segmentados se ve muchas veces como un sobreesfuerzo a sus ya de por sí ajustados plazos y objetivos. La buena noticia, es que con el despliegue de metodologías Agile/DevOps, la integración será inmediata, y obligatoria”.

Las herramientas de integración deberían integrarse en la totalidad de los departamentos de una empresa

Y es que, el departamento de TI ha sido fundamental en el éxito de la implantación de plataformas de integración on-premise. Pero la proliferación de soluciones SaaS departamentales dentro de las compañías dificulta la labor de los responsables de TI. Por ello, Sergio Moreno asegura que “se debe llegar a un compromiso de forma que aquellos departamentos que disponen de sus propios servicios SaaS se encarguen de su integración con el resto de la compañía, en virtud a unas normas comunes de integración acordadas con el departamento de TI. Así se garantizará cierta calidad de las integraciones y además la agilidad que el negocio precisa”.

Big Data

Al igual que sucede con la nube, Big Data es otra de las tendencias que va a afectar de lleno a este mercado. La simbiosis entre ambos es más que clara. Hoy en día, los grandes volúmenes de datos que se generan y la rapidez con la que, a veces, deben procesarse ponen a prueba las capacidades de las distintas plataformas tecnológicas, a cada una en su ámbito y entre ellas, obviamente, a los sistemas de integración. Pero más que el Big Data en sí mismo, quien más impulsa el cambio y la evolución de los sistemas de integración es su propio éxito. Y es que , tal y como afirma el portavoz de Intersystems, “la cantidad de oportunidades que la integración de los sistemas abre para hacerlos progresar y evolucionarlos está en el origen de las nuevas necesidades que hacen evolucionar a las plataformas de integración”.

Este directivo cree que la integración de datos estructurados y no estructurados está resuelta y que por tanto y eso es lo que se ha pretendido con las soluciones de Interystems, la base de datos que subyace configura una plataforma unificada para la integración e interoperabilidad de los sistemas que tiene las siguientes características:

  • Base de datos multicarga y multi-modelo con acceso SQL de alto rendimiento a todo tipo de datos.

  • Conectividad total.

  • Procesamiento simultáneo transaccional y analítico de datos estructurados y texto no estructurado.

  • Arquitectura única de datos distribuidos, lo que proporciona una escalabilidad masiva.

  • Implantación en la nube, en las instalaciones del cliente o en configuraciones híbridas.

  • Mirroring de base de datos para una gran fiabilidad.

  • Seguridad de los datos en reposo y los datos en circulación.

  • Extensibilidad, fácil personalización según las necesidades del sector específico.

Para José Ramón Acebes de Information Builders, “los entornos Big Data son una fuente más a la hora de obtener datos. Permiten además realizar adquisición de datos en tiempo real, pudiendo ser la base de proyectos de IoT, por ejemplo. La integración de datos estructurados y no estructurados se puede resolver de diversas maneras, aunque en última instancia se suele corresponder con la creación de metadatos-ya sean etiquetas, categorías, etc.- que permiten extraer información discreta de documentos sin formato”.

Elegir la herramienta

Como ocurre en la mayoría de las ocasiones, es en la elección de la herramienta o de la plataforma cuando surgen las dudas. Miguel Ángel Díaz de Red Hat tiene claros cuáles son los parámetros que hay que seguir: “claramente lo que una empresa debe hacer es definir sus requerimientos de negocio presentes y futuros y buscar la solución que mejor se los cumpla. Por supuesto que sea Open Source que es donde ocurre la innovación del software. Lógicamente, cada caso hay que verlo y valorarlo. Lo mejor es utilizar lo más adecuado para cada caso porque no es lo mismo la escalabilidad en peticiones de mensajes en una Smart City, que, por ejemplo, tener un DataCenter en Latinoamérica y otro en Europa, que queramos estén replicados en tiempo real. Una de las ventajas de Red Hat y del código abierto es que, al basarse en estándares, permite la convivencia, de manera natural, de distintas soluciones. Además los productos de integración de Red Hat Fuse, ya están pensados para los nuevos retos: escalabilidad, agilidad, economía,… Red Hat ha acuñado el término de Agile Integration en las que con sus productos de contenedores (Openshift Container Platform) y de APIs (Red HAt 3Scale) se atienden todas esas necesidades”. Además y según destaca el portavoz de Oracle, “Es importante que las empresas que están valorando la incorporación de una herramienta de integración analicen su capacidad de crecimiento futuro en cloud, de modo que la plataforma de integración que seleccionen cubra, no solo las necesidades actuales, sino también las futuras de la organización”.

El futuro

Actualmente, el mundo TIC se encuentra en un escenario de economía global con entornos altamente distribuidos que está facilitando la adopción del cloud, de hecho es difícil de abordar este tipo de escenarios globales sin utilizar cloud. La importancia de las plataformas de integración en este escenario global es todavía más evidente ya que permite la rápida integración de aplicaciones de empresas nuevas que se unen a grupos empresariales y viceversa, es más fácil ‘desengancharlas’ como parte de un proceso de venta. Pero, ¿cuáles serán las tendencias del futuro? Los diferentes responsables entrevistados para la realización de este artículo han dado su opinión de por dónde va a ir el futuro. Así, desde Intersystems se considera que Las herramientas de integración y las plataformas de interoperabilidad, en general, tienen todavía mucho campo de evolución y mejora en entornos empresariales y sectoriales, a escala local, regional y nacional. En los últimos años nos ha llegado la posibilidad de conectarnos al mundo gracias a los estándares de mensajería y comunicación, y a la madurez y disponibilidad de comunicaciones de banda ancha que, a su vez, han favorecido la aparición y crecimiento de más y más servicios en cloud, creando un ecosistema que se retroalimenta. José Tomáss Salvador señala que “veremos en la nube cómo crecen rápidamente los servicios genéricos basados en estándares más consolidados, en un modelo de pago por uso. Al mismo tiempo, las plataformas de interoperabilidad inter-company y on-premise tendrán que seguir su evolución para ser capaces de integrar y orquestar esos servicios en la nube con los implementados on-premise, recoger datos de dispositivos cada vez más diversos, incorporando nuevos protocolos y estándares de mensajería, de soportar distintos modelos de datos y, finalmente, de almacenar, procesar, analizar y servir cantidades ingentes de información en tiempo real”.

Por su parte, el portavoz de Information Builders cree que las herramientas de integración y según la evolución de los últimos años “se van a ir dirigiendo hacia sistemas de integración cada vez más estandarizados, con interfaces de comunicación universales capaces de conectar cualquier tipo de sistema en tiempo real”.

“El actual escenario de economía global con entornos altamente distribuidos está facilitando la adopción del cloud, y resulta complicado abordar este tipo de escenarios globales sin hacer uso de la nube pública. La importancia de las plataformas de integración en este escenario global es aún más evidente ya que permite la rápida integración de aplicaciones de empresas nuevas que se unen a grupos empresariales y viceversa, es más fácil ‘desengancharlas’ como parte de un proceso de venta”, afirma el responsable de Oracle.

Finalmente, desde Red Hat, su portavoz, Miguel Ángel Díaz, asegura que el mercado de la integración “se va a ir enfocando hacia una democratización de uso, en el que personas, departamentos de la empresa puedan resolver sus necesidades de integración de manera ágil, pero sobre la base de un buen cimiento empresarial. Al final la agilidad es un mantra empresarial que ha de bajar y baja a las soluciones tecnológicas”.


¿Te gustó este post? Valóralo



Compártelo

Noticias relacionadas

Escrito por Redacción Byte TI el 4 diciembre, 2018 en Transformación Digital

Modernizar la integración en el modelo de entrega de nube

Escrito por Redacción Byte TI el 4 diciembre, 2017 en Integración

Una solución innovadora: Ensemble de Intersystems

Escrito por Manuel Navarro el 4 diciembre, 2017 en Tema de Portada

Plataformas para la integración

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Debes haber iniciado sesión para comentar una noticia.