cerrar-sesion editar-perfil marker video calendario monitor periodico fax rss twitter facebook google-plus linkedin alarma circulo-derecha abajo derecha izquierda mover-vertical candado usuario email lupa exito mapa email2 telefono etiqueta

Los retos del nuevo almacenamiento

Escrito por Manuel Navarro el 1 julio, 2011 en Tema de Portada
no hay comentarios Haz tu comentario
Imagen de logotipo de facebook Imagen de logotipo de Twitter Imagen de Logotipo de Google+ Imagen de logotipo de Linkedin

Pocos mercados como el del almacenamiento han cambiado tanto en los últimos años. Tanto la virtualización como, sobre todo, el cloud computing han hecho que un mercado maduro como era éste, se haya transformado de una forma tan radical. Y es que, son muchas empresas que la desconfianza inicial la han transformado en total confianza y han apostado claramente por la virtualización y el cloud computing como sistema de almacenamiento. Sobre todo, por ahorro de coste y de espacio. La importancia del almacenamiento es algo de lo que ya no se puede dudar. La seguridad y la disponibilidad de la información están empezando a ser una necesidad imperiosa. La continuidad de negocio es un factor esencial hoy en día. Por eso, es especialmente importante simplificar la gestión del almacenamiento.

Para muchas organizaciones, la disponibilidad de los datos críticos del negocio, junto con los recursos de TI utilizados son de suma importancia. Así, los recursos sustanciales se han dedicado a garantizar la continuidad de las operaciones del negocio (transacciones con interrupciones limitadas tales como fallos del sistema, ataques de hacker, servicio de denegación de ataques y errores en los programas) y la recuperación ante desastres (ante eventos naturales inesperados).

En nuestro país, tendencia que es parecida en el resto de los países, la demanda de sistemas de almacenamiento se ha disparado, lo que ha supuesto que las infraestructuras hasta ahora existentes tengan que evolucionar y adecuarse a nuevos retos.

La fuerte competencia en el mercado de almacenamiento está obligando a los proveedores a diferenciarse en aspectos clave como los servicios, simplicidad de gestión, nuevas funcionalidades en los equipos, como la deduplicación, y otros aspectos más novedosos como la eficiencia energética. En el segmento pyme, por ejemplo, existe aún mucha cuota de mercado disponible, ya que este tipo de empresas empiezan ahora a buscar sistemas de almacenamiento centralizados, dadas las crecientes necesidades de guardar y proteger su información. Hay que recordar que para este tipo de empresas sus datos son igual de importantes que los de las empresas de mayor tamaño. El crecimiento del volumen de información es imparable. Cada vez son más las empresas que comprenden que la información es el centro neurálgico de su negocio. En un entorno como el actual las empresas demandan soluciones completas que les permitan optimizar costes, mejorar la eficiencia y obtener el máximo valor de su información. Consolidación, recuperación, gestión, virtualización, seguridad son temas claves en la estrategia de TI de las empresas. Para Nieves Franco, Directora Comercial de Arsys, “como está sucediendo en el conjunto del sector, el mercado del almacenamiento se está  reinventando con el cloud computing, que ha transformado nuestra manera de consumir tecnología. Con el cloud storage ya no hablamos de hardware para almacenar datos o de software de backup; hablamos de soluciones completas que nos permiten almacenar los datos que necesitamos cuando los necesitamos, de manera ajustada, segura y económica, y garantizarnos su acceso también cuando los necesitamos. En esta transformación, están adoptando un destacado protagonismo asociaciones como EuroCloud, que transmiten al mercado las ventajas de este modelo tecnológico, con experiencias reales en la migración y adopción de la nube, y las empresas que estamos lanzando servicios cloud que convierten las ventajas en algo tangible para las empresas”.

Una de las empresas tradicionales es la norteamericana HP. Segú  se pone de manifiesto desde esta multinacional, el crecimiento de contenidos digitales se ha convertido en uno de los grandes retos a los que se enfrentan las compañías de todo el mundo, que cada vez necesitan disponer de  una mayor capacidad de almacenamiento en sus sistemas. Las organizaciones de TI encuentran barreras infranqueables para invertir en innovación ya que, en la actualidad, se sigue destinando un 70% del presupuesto a tareas operacionales. Para el portavoz de HP, “podemos decir, que hoy día el mercado del almacenamiento se encuentra sometido a una situación de cambio, por los desarrollos que se están llevando a cabo en virtualización y cloud computing, no obstante, tanto a nivel local como a nivel mundial el mercado del almacenamiento está experimentando un crecimiento importante. No consideramos que este mercado esté saturado, puesto que es un mercado, que como hemos dicho, se encuentra en evolución y trata de buscar una respuesta a las necesidades actuales de las empresas”. La realidad es que, “Según datos recientes de IDC para el año 2010 el negocio del almacenamiento en nuestra región creció un 18%. La razón principal de este crecimiento es la necesidad de gestionar la explosión de información a la que nos enfrentamos. Los datos están creciendo a ritmos sostenidos incluso superiores al 50%, lo que hace que se requiera duplicar la capacidad de almacenamiento cada 18-24 meses. Por este motivo, los clientes buscan soluciones eficientes que les ayuden a optimizar tanto sus inversiones en almacenamiento, como los gastos operacionales derivados de consumo eléctrico, refrigeración, ocupación en los centros de proceso de datos, y aún más importante, la gestión y la protección de los datos”.

Tendencias

Para enfrentarse a esta explosión de información, son varias las tendencias que vamos a observar en el mercado. En primer lugar se va a tratar de reducir la cantidad de información que llega a la infraestructura de almacenamiento. Para ello se van a utilizar tecnologías como la deduplicación y la compresión. El objetivo es tratar de contener esta explosión en origen y por ello se habla de reducción de datos en almacenamiento primario, ya que desde aquí se generan múltiples imágenes en forma de copias instantáneas, remotas, de backup, etc. Vamos a ver estas tecnologías ya conocidas, como la compresión, aplicadas de forma revolucionaria, como ofrecemos en la actualidad en entornos de almacenamiento en modo ficheros, comprimiendo en tiempo real. De este modo se va a poder reducir este tipo de almacenamiento hasta en un 80% sin penalizar, o incluso mejorando el rendimiento. Esto no sirve sólo para reducir los costes de inversión y operación, sino también para facilitar por ejemplo a los sistemas de análisis y toma de decisiones el mantener hasta 5 veces más de datos en línea, con la consiguiente mejora para el negocio. Jose Pablo Gómez Uroz, director de Almacenamiento en IBM asegura que, “por otro lado, se va a tratar de sacar más partido al almacenamiento existente. Para ello se va a aumentar notablemente el grado de virtualización de los sistemas de almacenamiento, no sólo a nivel de cabina de discos, sino a nivel del conjunto de las cabinas dentro de un centro de datos. La experiencia en los clientes de IBM en este sentido nos demuestra del orden de un 30% de mejora en la utilización del almacenamiento existente. Además dotar de una capa de virtualización permite incorporar otras tecnologías de maximización del uso como el aprovisionamiento virtual e incluso mejorar la disponibilidad y funcionalidad del almacenamiento ya adquirido. Por último, se tenderá a utilizar la jerarquía de almacenamiento de modo eficiente y sobre todo automatizado. Actualmente, IBM ofrece desde los discos ultrarrápidos de estado sólido hasta las cintas de gran capacidad, que permiten almacenar hasta 1,2 PBs. Las cintas ahora son capaces de emular funcionalidad reservada hasta ahora a los discos, mediante el Linear Tape File System (LTFS), que permite compartir información entre sistemas de modo similar a las llaves USB, pero con las capacidades antes mencionadas. Estas capacidades además pueden multiplicarse hasta 3 veces mediante la compresión usada en estos entornos desde hace años. Así mismo LTFS va a revolucionar las soluciones de digitalización de gran volumen por ejemplo en entornos de media. Las cintas además siguen siendo el medio natural para el archivado de información  con gran periodo de retención. Reducen notablemente los costes de propiedad de estas soluciones, y de hecho son las que permiten la viabilidad económica en muchos casos”.  Por su parte, Jesús Martínez, Responsable de comunicación STRATO España cree que “en un mundo en movimiento, cada vez es más importante poder tener acceso a todos los datos desde cualquier lugar en el que nos encontremos. De ahí la necesidad en aumento de utilizar estos servicios para almacenar datos en lugares seguros a los que se puede acceder en todo momento. También se tiende ahora a disminuir y reducir los aparatos y las terminales de manera que prácticamente no ocupen espacio, con menos disco duro y software de código cerrado hasta llegar al caso extremo de netbooks en los que todas las aplicaciones son online. En momentos de crisis como el actual aumentará la contratación de los servicios de hosting y almacenamiento externo ya que reducen notablemente los costes operativos y de propiedad debido a que el cliente final no está obligado a disponer de personal técnico formado y preparado para gestionar los diferentes dispositivos y redes de una compañía, ni a comprar o gestionar licencias, de lo cual se encarga directamente el proveedor”.

Como vemos, cada vez son más las compañías que están optando por servidores y tareas de almacenamiento virtualizadas, siendo estas dos tecnologías las más “maduras” dentro de la tendencia al alza de la virtualización. La modernización de la infraestructura de almacenamiento, los proyectos de virtualización de escritorio, las copias de seguridad basadas en disco y las nuevas aplicaciones orientadas a archivo, así como las ofertas de servicios basadas en la nube son los motores que están impulsando el almacenamiento en disco externo. Datos del informe “Virtualization and Evolution to the Cloud”. asegura que el 45% de las compañías ya cuentan con servidores virtualizados, siendo ésta una de las tecnologías más maduras dentro de la virtualización junto con el área de almacenamiento que ya está virtualizada en el 43% de las empresas que participaron en este informe.  En su Estudio Mundial Trimestral sobre Sistemas de Almacenamiento en Disco, IDC ha publicado que en el primer trimestre de este año, los ingresos totales fueron de 5.600 millones de dólares. Eso representa un crecimiento respecto al mismo periodo del año anterior del 13,2%. La capacidad total de los sistemas de almacenamiento alcanzó los 4,956 petabytes en ese trimestre, lo que supone un incremento del 46,3 por ciento si lo comparamos con el mismo periodo de 2010.

La era Cloud

Si Cloud está en todos los ámbitos de las TI actuales, parece que uno de los sectores en los que ha entrado con más fuerza es en el mundo del almacenamiento. Y es que, como apunta Iván Bello Rodero, Consultor Preventa de Brocade, “nna de las funciones del Cloud es llevar la virtualización a todos y cada uno de los elementos del centro de datos. Servidores, Red y Almacenamiento tienen su importancia en esta nueva infraestructura que ha permitido un rediseño del Centro de Datos, del que llevamos hablando años. Por fin estos conceptos de virtualización, gestión simplificada y escalabilidad sin límites se han acercado lo suficiente para conseguir un Cloud real y posible”. Por su parte el portavoz de HP señala que, “está claro que en los últimos tiempos hay una tendencia estrella que es el  “Cloud Computing”, que representa una nueva forma de entrega y consumo de servicios flexibles, altamente escalables y globales, según un modelo de negocio de pago por uso.  Esta tendencia representa el siguiente peldaño en la evolución de Internet. La “nube” promete dotarnos de los medios a través de los cuales percibiremos todo como un servicio: desde potencia computacional a procesos de negocio, pasando por interacciones personales; en cualquier sitio, desde cualquier dispositivo y en el preciso instante en que lo necesitemos. Imaginemos, por un momento, lo que esto implica para cualquier empresa. La ventaja más evidente es la potencial reducción de costes, puesto que los presupuestos para inversión en recursos informáticos se minimizan al tener la posibilidad de contratarlos bajo un modelo de pago por uso. Además, el dimensionamiento de la infraestructura se simplifica, pudiendo tener recursos propios para la demanda habitual y contratar recursos adicionales en caso de picos de trabajo. Pero es que además ganaríamos en agilidad, dado que gracias a la disponibilidad prácticamente ilimitada de recursos informáticos y a la automatización e industrialización de las TI, la puesta en marcha de nuevos servicios puede ser inmediata”.

Y es que, nos encontramos en la nueva era de la informática , que requiere sistemas de TI optimizados para enfrentarse a grandes volúmenes de información generados por múltiples tipos de dispositivos como un número exponencialmente creciente de originadores. La manera efectiva de desplegar esto en los centros de procesos es precisamente bajo modelos tipo Cloud Computing. Tal y como señala José Pablo Gómez Uroz de IBM, “en el mundo del almacenamiento hemos pasado ya la fase de consolidación, ahora desplegando masivamente la virtualización, y los siguientes pasos han de ser en la automatización, mediante herramientas de gestión y aprovisionamiento, como las que disponemos en nuestra familia Tivoli. De ahí el paso final será el modelo Cloud, con catálogos de servicios de almacenamiento para permitir el autoaprovisionamiento. Según los entornos, vamos a encontrar nubes de almacenamiento de tipo privado en grandes usuarios, entre otros motivos por temas de seguridad de la información, y  oferta de nubes de almacenamiento públicas para usuarios de menor tamaño o grupos menores de usuarios dentro de grandes empresas”. Por su parte, Nieves Franco de Arsys cree que “el cloud storage está permitiendo que empresas y particulares se despreocupen de numerosos aspectos técnicos relacionados con el almacenamiento: del soporte, de su obsolescencia, de su capacidad, de la adquisición de nuevo hardware o consumibles, de la administración de las copias y la política de backup, de cómo recuperar los datos cuando ocurre un desastre, de la normativas de protección de datos… Y todo ello, de forma más sencilla, porque el usuario  percibe la ubicuidad de la información: los datos están siempre accesibles, en cualquier momento, lugar y desde cualquier dispositivo, se pueden modificar y compartir de forma segura con otros usuario… En definitiva, sólo tiene que utilizar la información, no de cómo se almacena ni de complicados aspectos técnicos”.

¿Quiere esto decir que la nube acabará con el almacenamiento tradicional? Pues sí, pero no del todo. La mayoría de los consultados para realización de este reportaje apustan por un modelo híbrido. Tal es el caso de HP: “La realidad del Cloud Computing es que en un futuro no demasiado lejano la mayoría de las empresas evolucionarán a un entorno híbrido donde los servicios vendrán de múltiples fuentes (servicios tradicionales, basados en nube privada y servicios basados en nube pública). Es crítico para las organizaciones ser capaces de alinear cada servicio con el modelo más eficiente para los resultados de su negocio. Y esto significa que deben construir, consumir y gestionar los recursos cloud de una manera efectiva y segura”. El portavoz de IBM se sitúa en la misma línea: “No veo ninguna razón por la que las necesidades de almacenamiento desaparezcan en entornos cloud. Las fronteras son muy tenues, y las soluciones cloud se construyen sobre almacenamiento “tradicional”.  Esto exige que estos sistemas de almacenamiento para la nube proporcionen las funciones de eficiencia que hemos mencionado anteriormente, como virtualización, gestión avanzada, uso eficiente de la jerarquía de almacenamiento, o aprovisionamiento virtual, y de los que hemos mencionado ya varios ejemplos del portafolio de almacenamiento IBM.   Los usuarios ahora pueden elegir entre adquirir estos servicios de la nube pública, de proveedores externos como IBM, o implementar ellos mismos soluciones de almacenamiento en sus centros bajo el modelo de nube privada. Ello depende de múltiples factores propios de cada empresa. En nuestro caso, nuestros clientes puedel elegir entre adquirirnos servicios cloud de almacenamiento, o sistemas de almacenamiento con o sin servicios para implementar nubes de almacenamiento privadas”. Por su parte, Javier Pérez Garcia, Director Unidad de Negocio Almacenamiento y Servidores de INVES asegura que “los sistemas de almacenamiento tradicionales siguen con su demanda principalmente porque hay entornos de negocio, excepciones departamentales o uso de almacenamiento sin unos niveles de servicio  o disponibilidad del 100% que todavía siguen siendo demandados y recordemos que el Cloud no es aplicable a todos los ámbitos de negocio, es una solución magnífica y que el cliente tiene la oportunidad de determinar si el Cloud es beneficioso para su negocio o bien el almacenamiento tradicional. Las pequeñas empresas a día de hoy en un alto porcentaje están usando el almacenamiento interno dentro de la empresa”.

Los fabricantes de sistemas, como vemos apuestan por un modelo híbrido pero se resisten a pensar que el almacenamiento tradicional vaya a desaparecer. La cuestión cambia si a los que se les pregunta es a proveedores como Arsys o Strato. En estros caso, la apuesta también es hacia un modelo híbrido aunque con mayor preponderancia del almacenamiento en la nube. Por ejemplo, para el portavoz de Strato, “en los próximos años asistiremos a una convivencia de los dos métodos de almacenamiento. Sin embargo, poco a poco el almacenamiento en la nube irá ocupando el lugar del almacenamiento tradicional, aunque creemos que sin llegar a sustituirlo completamente”. Por su parte, Nieves Franco de Arsys asegura que “muchos actores protagonistas de la actual industria del almacenamiento tendrán que evolucionar a cloud, como ya han hecho algunos fabricantes que comercializan hardware específico y también hemos hecho los proveedores como Arsys, con nuestra oferta de servicios cloud. La copia en local sólo tiene sentido en casos muy concretos, pero siempre es más seguro almacenar la información en la nube”.

Ventajas de la tradición

Como hemos visto los fabricantes hardware siguen agarrándose a las bondades de l almacenamiento tradicional. Pero, ¿qué ventajas ofrecen a los usuarios y a las empresas los tradicionales sistemas como para no migrar toda la información a la nube? Responden los principales protagonistas. En primer lugar HP: “Hasta ahora el almacenamiento tradicional aportaba mayor seguridad a los datos,  mayor criticidad y mayor efectividad en los tiempos de respuesta pero con las actuales soluciones de Cloud como 3PAR ya no existen tales diferencias”. En la misma línea, Dell: “Actualmente, en algunos entornos específicos, como los de alta demanda, el almacenamiento tradicional puede aportarnos unos niveles de rendimiento y seguridad que todavía no son igualables por entornos cloud. En cualquier caso, el almacenamiento en sí mismo no es el problema, sino que los puntos clave son la adaptación de la tecnología desde el punto de vista de las aplicaciones y del nivel de servicio”. Y finalmente, Inves: “El almacenamiento tradicional aporta un control total sobre la infraestructura, con la capacidad de hacer y deshacer a nuestro antojo y sin depender de comunicaciones externas para nuestro acceso a los datos. Por otra parte tiene sus limitaciones y claro está que la solución de Cloud nos aporta unas ventajas que con el almacenamiento tradicional es poco viable o muy costoso, sobre todo a niveles de disponibilidad y flexibilidad”. Es decir, los tres coinciden en una cosa: los niveles de seguridad del almacenamiento en cloud no son a día de hoy comparables a los que ofrecen los sistemas tradicionales, por lo que, sobre todo en información crítica para una compañía es mejor seguir apostando por el modelo de toda la vida. Para los proveedores la cosa cambia. Comenzamos. En primer lugar, Strato: “A día de hoy, la única ventaja del almacenamiento tradicional sería que los contenidos están disponibles sin necesidad de estar conectado a Internet. Sin embargo, en el sentido un poco más amplio, esto se convierte más bien en una desventaja, ya que solo estarían disponibles en un único dispositivo de almacenamiento, y no desde cualquiera con acceso a Internet”. Y finalmente, Arsys: “El almacenamiento tradicional ofrece una falsa sensación de control. Respecto a las soluciones tradicionales, el cloud storage resulta más cómodo, económico y fiable. No podemos olvidar que los dispositivo físicos (DVD, cinta magnética, discos duros externos…) son costosos, incómodos e inseguros por su fragilidad. Por su parte, la internalización del almacenamiento en red requiere tener un servidor en la propia oficina, un técnico que lo pueda gestionar y software para la gestión de los datos, además de otros elementos de infraestructura técnica (espacio físico acondicionado, redundancia de elementos críticos…). Son recursos que difícilmente se pueden rentabilizar para ofrecer una calidad y garantía comparable a la que ofrecemos los proveedores”. Así que, vistos los razonamientos de unos y de otros es usted, lector, el que tiene la última palabra.


Nuevas fórmulas para la optimización del almacenamiento

Javier Sánchez Rubio, Evangelista de Almacenamiento de IBM España, Portugal, Grecia e Israel.

Que los datos crecen, y lo van a seguir haciendo en los próximos años, a un ritmo sostenido anual del orden del 50% no es un secreto. Esto implica que cada 18-24 meses se duplican las necesidades de capacidad de los centros de datos. El origen de este crecimiento se puede encontrar en varios motivos. Existe una cada vez mayor de cantidad de dispositivos que generan información digital. El número de usuarios de Internet crece sin parar a un ritmo trepidante. Además, la información está sometida a mayores plazos de retención, bien por normativas empresariales, sectoriales o regionales o bien por las necesidades de coger muestras de datos para la toma de decisiones. Las soluciones de protección de datos también contribuyen. Las copias de seguridad son inaceptables para la disponibilidad continua requerida y estas copias no son suficientes para los nuevos requisitos de recuperación. Ahora se requiere disponer de copias remotas para recuperación ante desastres locales, copias instantáneas para protección continua, clonado de entornos, etc.

Afortunadamente la tecnología avanza a buen ritmo. No basta con seguir consolidando en cabinas con discos internos de más capacidad, ya que la densidad de almacenamiento de los discos internos magnéticos tradicionales es menor. Es cierto que existen otras tecnologías, como los discos de menor velocidad de rotación y de alta capacidad, y también los discos ultrarrápidos de estado sólido. No ha sido fácil la integración de estas tecnologías en las cabinas tradicionales. Los discos de alta capacidad son lentos y los tiempos de reconstrucción en caso de  fallo pueden ser preocupantes, y los de estado sólido son de alto precio y colapsan las controladoras de las cabinas de discos. El almacenamiento ha evolucionado y ofrece nuevas arquitecturas, como GRID del IBM XIV, que permiten utilizar los discos de alta capacidad con tiempo de respuesta y reconstrucción extraordinarios, además de su facilidad de gestión y excelente TCO por la enorme densidad de almacenamiento que ofrecen.

Por otro lado se ha desarrollado inteligencia para que las cabinas gestionen de modo automático y granular (sub-LUN) los discos de estado sólido en combinación con los discos tradicionales de fibra o ahora SAS, o incluso con los de alta capacidad. Así, las cabinas adaptan en tiempo real las necesidades de rendimiento de los datos de las aplicaciones a la jerarquía de almacenamiento existente. De hecho vamos a ver cabinas con número mucho menor de discos al combinar discos de estado sólido y discos de alta capacidad, para proporcionar iguales o superiores rendimientos a las cabinas tradicionales.

En el mundo de la protección de datos también hay una revolución. Hasta ahora únicamente se abordaban las copias de seguridad y complejos proyectos de replicación para recuperación ante desastres, normalmente en entornos muy críticos de gama alta. Actualmente estos requisitos se tienen en la mayoría de los clientes y cada vez en más entornos. Las ventanas para las copias de seguridad se han vuelto inmanejables con el crecimiento de volumen de información a proteger. Para resolverlo hay múltiples soluciones que van desde el uso de copias instantáneas eficientes en espacio, a los virtualizadores de cinta, normalmente con deduplicación, para reducir la cantidad de disco requerido.

Por otra parte se maximiza el uso de las copias instantáneas para proteger con mayor frecuencia las aplicaciones más críticas. Para hacer un uso eficiente hay que utilizar software inteligente como IBM Tivoli Flashcopy Manager, que se entienda con las aplicaciones, para detenerlas y re-arrancarlas en breves lapsos de tiempo, y con los discos, para crear automáticamente las copias instantáneas con consistencia. Además este tipo de software es capaz de recuperar información de modo inteligente, como puede ser un buzón o un correo en el caso de aplicaciones de correo electrónico o una tabla en caso de una base de datos.

Para afrontar los retos que implican los nuevos plazos de retención mucho mayores es fundamental contar con soluciones de archivado. Estas permiten reducir la capacidad de los sistemas primarios sin comprometer la calidad de la información. El archivado puede proporcionar además notables mejoras en rendimiento de las aplicaciones, junto con la mejora del coste de propiedad de la infraestructura requerida. En esta área se deben contemplar soluciones que manejen toda la jerarquía del almacenamiento, incluyendo las cintas, que son la solución natural para el archivado. Las soluciones de archivado que incluyen los recientes anuncios de cintas en el mercado, como las LTO5, o las IBM TS1140 con 4 TB por cartucho (12 TB con compresión), y el Linear Tape File System, que permite manejar las cintas como si fuesen una llave USB, tienen un coste de propiedad notablemente mejor que una solución sin ellas.

Las mejores prácticas sobre las soluciones de almacenamiento tienen tres dimensiones. Por un lado reducir el tamaño de la información antes de que llegue a los sistemas de almacenamiento. Por otro lado hay que tratar de maximizar el uso de estos sistemas. Y por último gestionarlos de modo más eficiente.

Para reducir la cantidad de datos que llegan a los sistemas de almacenamiento se están extendiendo conocidas técnicas de reducción de datos como la antes mencionada deduplicación, así como la compresión, claro que en tiempo real. El objetivo es implantar estas técnicas en el almacenamiento primario, y de este modo, si se contiene la información en el origen, el beneficio es notable ya que se requiere mucha menos capacidad para el resto de copias que se hacen 

Para maximizar el uso de los sistemas de almacenamiento se está extendiendo el uso de la virtualización. De este modo se gana en flexibilidad de operación, y se pueden utilizar en un grado mucho mayor. La experiencia de los clientes de IBM  demuestra incremento de utilización del orden del 30%. Además se suele complementar con aprovisionamiento virtual, que permite otro 10-15% de utilización extra y mejora aún más la flexibilidad. Todo esto sobre almacenamiento heterogéneo, y con retorno de inversión a corto plazo.

Para gestionar más eficientemente el almacenamiento hay que tener en cuenta varias áreas. Evidentemente hay que empezar por la propia gestión de los sistemas de un modo más sencillo e integrado. Por otro lado es necesario establecer políticas sobre los datos que sean manejadas de un modo automático por los sistemas de gestión , a lo largo del ciclo de vida de la información, desde que se crea hasta que se destruye. De este modo se avanza hacia un modelo de almacenamiento en nube, que minimice los costes y permita reducir los esfuerzos de gestión para concentrarse en el negocio en sí. Todo esto exige que las soluciones de almacenamiento sean capaces de mover la información de modo totalmente transparente y no disruptivo para las aplicaciones.

Cualquier empresa o usuario de almacenamiento que se enfrente a todos estos retos puede verse desbordado por todas las posibilidades y soluciones que se encuentran en el mercado. Es difícil escoger puesto que los recursos humanos son escasos, la experiencia propia limitada, y las promesas del mercado a veces pueden confundir las expectativas. Mi recomendación es buscar la colaboración con un socio tecnológico que cuente con la experiencia, que sea capaz de integrar soluciones de almacenamiento, y que cuente con un equipo experimentado de consultoría y despliegue, capaz de abordar el proyecto de optimización de almacenamiento de un modo global. Así podrá diseñar un proyecto de despliegue que evolucione la infraestructura de almacenamiento a un modelo más eficiente y optimizado, que integre el almacenamiento existente. En este sentido IBM lleva casi 60 años en el mercado de almacenamiento, dispone del portafolio de soluciones y de probada experiencia tanto en sus propios centros de datos como en la de sus clientes, y dispone del equipo humano y las herramientas con los que actualmente ofrece proyectos de optimización de almacenamiento a sus clientes.


La clasificación inteligente de Compellent

Mauricio Valdueza, Solutions Consultant Dell

¿Cuánto agua cabe en un vaso? La respuesta a esta pregunta dependerá de si su estado es sólido o líquido, puesto que en este último caso la cantidad será mayor al aprovechar mejor el espacio y distribuirse por todo el recipiente.

Lo mismo ocurre con los datos que manejan nuestros equipos. Con soluciones de almacenamiento como Compellent, adquirida recientemente por Dell, la clasificación del contenido es automática y racional. Los datos no son considerados como volúmenes “sólidos”, sino que son administrados como si de agua se tratase, es decir, se hacen más fluidos para aprovechar de manera más eficiente el espacio disponible en el almacenamiento. Y es que Compellent optimiza la situación del dato y el uso de discos, ya que controla parámetros como la frecuencia de acceso al dato, cuando fue escrito, a que política esta sometido, es decir, la información más demandada es almacenada en discos de alto rendimiento, mientras que la menos utilizada se recopila en discos de menor coste. Esta clasificación inteligente de los datos, reduce la inversión en discos de alto nivel y ahorra espacio y energía. De ahí, que el coste total de propiedad (TCO) de almacenamiento sea más accesible para las empresas, llegando a reducirse hasta un 80%.

Por otro lado, la licencia perpetua del software hace referencia a otro de los beneficios que aporta esta solución, ya que el software no va unido a la cabina, con lo cual sirve para toda la vida, aunque ésta se cambie. Anteriormente, cada vez que un cliente renovaba la cabina se veía obligado licenciar de nuevo todo un paquete de  software, con los costes que eso implicaba.

Además de lo anteriormente citado, otras de  las características que posee Compellent y que permiten reducir el TCO, son la arquitectura escalar y el modelo único, es decir, que el cliente no se vea limitado por el hardware adquirido. Y es que con las anteriores soluciones de almacenamiento, el cliente se veía abocado a renovar la solución cada 3-4 años por obsolescencia técnica. Sin embargo, con Compellent por su diseño escalar la vida útil de la cabina es mayor, de ahí que contribuya a proteger la inversión realizada.

En definitiva, el tratamiento que Compellent realiza de los datos, como si de agua se tratase, les hace disponibles cuándo y dónde se necesiten. El software inteligente y el hardware modular que esta solución ofrece, permite a las pequeñas y medianas empresas gozar de una mayor flexibilidad en su centro de datos que repercutirá en un aumento de sus beneficios.


El mercado del almacenamiento supera la recesión

Jesús Martínez, Responsable de comunicación STRATO España

El mercado mundial de almacenamiento ha obtenido un crecimiento de doble dígito por quinto trimestre consecutivo, según el último informe de IDC relativo al primer trimestre de 2011. Se estima que se vendió un total de 4,956 Petabytes de capacidad de almacenamiento durante este primer trimestre de 2011, lo que representa un crecimiento del 46,3% respecto al mismo trimestre de 2010. Además del fuerte incremento de las ventas en este sector, el trimestre se caracterizó por el protagonismo que ha acaparado el segmento de almacenamiento en disco, con un crecimiento por encima del 46%.

Por áreas de mercado, los ingresos por sistema de almacenamiento en disco externo experimentaron un incremento interanual del 13,2% al alcanzar los 5.600 millones de dólares en el primer trimestre de 2011 frente a los 4.900 millones de dólares del mismo trimestre del pasado año. Mientras, el segmento de los sistemas de almacenamiento en disco alcanzó los 7.500 millones de dólares, lo que supone un aumento del 12,1% sobre los 6.700 millones de dólares registrados en el primer trimestre de 2010.

Viendo las cifras de este mercado que presenta la consultora Gartner también se puede observar que este segmento se encuentra actualmente en auge entre las empresas y negocios de todos los tamaños ya que el almacenamiento en disco externo en EMEA creció un 14,2% en 2010 debido, sobre todo, a la estabilización gradual de las economías y a la apuesta de muchos fabricantes por soluciones para PYMES, que han favorecido la demanda. Además, la migración desde las cintas a los discos para la realización de backup también ha estimulando el mercado; y eso, sumado a la retención del gasto que se produjo durante 2009, ha hecho que gran parte de las compras de estos sistemas se retrasaran, lo que ahora dispara la demanda.

Como vemos en 2010, el volumen de ingresos cosechado en EMEA por el mercado de almacenamiento en disco externo alcanzó los 5.800 millones de dólares, una cifra que excede los niveles alcanzados en 2008 

En cuanto a nuevos desarrollos y aplicaciones por parte de los proveedores de alojamiento web y servicios de Internet como STRATO, cabe destacar el incremento de la adopción y el uso de Servidores Dedicados con disco duro sólido (SSD) que proporcionan un elevado rendimiento para bases de datos y gran seguridad gracias al almacenamiento externo con  una total disponibilidad.

En este nuevo modelo, las memorias magnéticas ya no sirven y en lugar de ello se implementa en el servidor un disco duro sólido (SSD) que proporciona unos tiempos de acceso muy reducidos y lo hace ideal para las aplicaciones más exigentes. Esto es especialmente útil para los actuales sistemas de gestión de contenidos, fotos y otros sistemas basados en PHP o MySQL, ya que su estructura dinámica exige un mayor rendimiento.




Compártelo

Noticias relacionadas

Escrito por Redacción Byte TI el 5 febrero, 2019 en Hiperconvergencia

El profundo cambio del almacenamiento

Escrito por Redacción Byte TI el 4 febrero, 2019 en Tendencias TIC

Almacenamiento: No es una lluvia de datos, es una tormenta

Escrito por Redacción Byte TI el 25 enero, 2019 en Actualidad TI

IBM se une a Barcelona Tech City para impulsar la IA

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Debes haber iniciado sesión para comentar una noticia.