cerrar-sesion editar-perfil marker video calendario monitor periodico fax rss twitter facebook google-plus linkedin alarma circulo-derecha abajo derecha izquierda mover-vertical candado usuario email lupa exito mapa email2 telefono etiqueta

El papel sigue creciendo

  • Lejos de los que apuntaban los pronósticos más agoreros, la realidad es que el mercado de la impresión sigue creciendo. Para hablar de la situación de este mercado y del de impresión 3D, BYTE TI organizó un desayuno que contó con la presencia de José Ramón Sanz, Responsable de Marketing de producto de Brother; Vicente Martos, Director de Servicios de XYZPrinting; Pablo Martínez, Industry Specialist  de Lexmark; Antonio Girau, Printing Category Manager de HP y Óscar Visuña, Director de la División Business de Epson Ibérica.

Escrito por Manuel Navarro el 5 julio, 2018 en Impresión 3D
no hay comentarios Haz tu comentario
Imagen de logotipo de facebook Imagen de logotipo de Twitter Imagen de Logotipo de Google+ Imagen de logotipo de Linkedin

El debate comenzó con el análisis de la situación del mercado de impresión en estos momentos. José Ramón Sanz, Responsable de Marketing de producto de Brother fue el encargado de abrirlo y aseguró que “en 2018 el comportamiento es positivo. El producto que se comercia es de más calidad con auge de equipos multifunción por la necesidad de digitalización de las empresas. Además las empresas renuevan por equipos que incluyen el color. El mercado español se comporta mejor que el europeo porque en la época de la crisis el parque de las empresas estaba obsoleto y ahora es cuando las empresas lo están renovando”. Por su parte, Pablo Martínez, Industry Specialist  de Lexmark, afirmó que es un mercado que está creciendo sobre todo en dos segmentos: “crece en color y multifunción. Ahora mismo el crecimiento no se corresponde al modelo tradicional: es un mercado que es mucho más volátil”. Para Antonio Girau, Printing Category Manager de HP, “lo que estamos viendo es que, al contrario de lo que se pensaba de que cada vez se imprimía menos, las bases instaladas van creciendo y esto va a seguir así hasta por lo menos 2020. Ahora cualquier empresa apuesta por la digitalización y nosotros tenemos que acompañar esas necesidades. Por ejemplo, nos encontramos con un mercado como el de A3 que está creciendo, cuando antes nadie lo preveía. En cuanto a 3D apostamos por el entorno industrial y está significando una explosión absoluta”. En este sentido, Vicente Martos, Director de Servicios de XYZPrinting, empresa especializada en impresión 3D consideró que “ha habido un desarrollo importante a nivel industrial y a nivel retail se han parado las ventas. Se está haciendo mucho hincapié en los materiales y los colegios también están apostando pero a nivel de hogar, el consumo no está creciendo”.

Finalmente y, siguiendo con la impresión tradicional, Óscar Visuña, Director de la División Business de Epson Ibérica se mostró optimista con respecto a la evolución del mercado de impresión porque “es un mercado que está creciendo, después de muchísimos años, cuando era un mercado totalmente plano. Este año, las previsiones apuntan a que va a seguir creciendo. Gran parte de ese cambio es debido a que los parques de impresión estaban obsoletos. Estamos ante una oportunidad porque no creo que vayamos a tener este crecimiento durante muchos años. Otro punto para el optimismo viene dado por las nuevas tecnologías. La inquietud por tener tecnologías más eficientes y más respetuosas con el medio ambiente empiezan a ser requeridas por las empresas”.

Retos de la impresión

Dado que la mayoría de los ponentes afirmaron que aunque el mercado está creciendo, existe la posibilidad, cuando las empresas hayan renovado por completo sus parques de impresoras, que deje de hacerlo. Los retos, por tanto, están ahí. Para Óscar Visuña, “hace más de 20 años que oímos hablar de la oficina sin papel y este año se van a imprimir tres trillones de páginas. La diferencia con respecto a entonces es que el uso del papel impreso es cada vez más etéreo. Cuando se imprime ese papel, inmediatamente se digitaliza por lo que hay que dar soluciones en el que la inmediatez sea un factor fundamental. Además, hay que utilizar elementos de economía circular, en el que todo se reutilice y esto va a suponer transformación de muchas cosas”. Para el portavoz de HP, “se habla de digitalización y sostenibilidad. Esto lo tenemos metido en el ADN todos los fabricantes. La cuestión es hacérselo ver a los clientes. Para mi hay un tema importante que es el tema de la inteligencia artificial. En el mundo de la impresión, no se había innovado mucho en este aspecto y ahora se empieza a hacer. El cliente se tiene que beneficiar de los patrones de uso en el mundo de la impresión. Al final todas las prioridades que tenemos los fabricantes son para acercarlas al cliente”. En este aspecto coincidió con Pablo Martínez de Lexmark que consideró que “el gran reto es adaptarnos al cliente. Es decir, tener equipos que cuando llegan al cliente ya tienen instalados las soluciones que necesitan el cliente. Se tratar de crear un entorno en el que el cliente no tenga que aprenderlo. El segundo reto es tener equipos que funcionen siempre. La impresora es el único equipo con engranajes mecánicos de la oficina y tiene que funcionar igual que un PC o un móvil. Para eso estamos desarrollando herramientas de Inteligencia Artificial, para que el equipo aprenda cuándo suele usarse y cuándo es susceptible de estropearse. Los equipos, además se van a convertir en “multimultifuncionales”. Se van a transformar y por ejemplo van a incorporar cosas como la impresión láser más RFID. Nosotros hemos hecho un equipo multifunción que además graba etiquetas RFID en el mismo documento”. Por su parte, el portavoz de Brother afirmó que “ahora mismo el mercado tiende a la madurez. Primero hay que preguntarse cuál es el papel de la impresión en la transformación digital de la empresa. Es decir, qué va a hacer que ese dispositivo siga siendo relevante en los clientes. Uno de los elementos más importantes a la hora de hacer la transición es que la experiencia del usuario tiene que ser positiva. Debemos hacer que esa experiencia sea la misma independientemente del dispositivo con el que se realice la impresión y del lugar donde se encuentre el usuario. La identificación, por ejemplo con RFID o código de barras, va a jugar un papel muy importante”.

En cuanto a la impresión en 3D, el portavoz de XYZPrinting cree que los principales retos se encuentran en “implementar máquinas que sean fáciles de gestionar y que no supongan un problema. Para esto se necesita que las impresoras 3D sean rápidas porque todavía son lentas. Además, necesitamos implementar el color en la impresión 3D y finalmente, que esté al alcance de todo el mundo, porque ahora se utilizan sólo en empresas”.

Hábitos de impresión

Es verdad que se sigue imprimiendo pero la forma en la que imprimimos ha cambiado de forma sustancial. Ahora la sostenibilidad y el ahorro de costes, por poner solo dos ejemplos, hacen que ya no se desperdicie papel. Se puede decir que las impresiones son, ahora mismo, selectivas. En opinión de del portavoz de Epson, “se imprime mucho todavía. Con el auge de Internet todo el mundo creía que la impresión iba a desaparecer. Estoy hablando del año 1999. Lo que ha cambiado es el uso que le damos a la impresión. Cada vez tenemos más información que está en digital, pero hay mucha de esa información que la queremos imprimir”. En la misma línea se situó Antonio Girau de HP: “Es verdad que se imprime menos. Esto es algo que es conocido. Normalmente, la clave es la de adaptarse a las nuevas necesidades de impresión del cliente. Imprimir se va a seguir imprimiendo pero de otra forma”. Para el representante de Lexmark, “a finales del siglo XX, se apostaba por la desaparición de la impresión. La realidad es que muchos tipos de impresión sí han desaparecido, pero otros, no. El papel siempre va a estar ahí. Por ejemplo, por empleado se reduce el número de papeles que se imprimen, pero por razones, legales y prácticas se sigue y seguirá imprimiendo”.

José Ramón Sanz de Brother afirmó que “según datos de la consultora GfK, el número de páginas que se imprimen basándose en la venta de cartuchos, va aumentando. Sabemos que la impresión tiene una correlación directa con la marcha de la economía. Cada trabajador, a lo mejor tiende a imprimir menos, pero por ejemplo, cuando tu realizas una compra en un “maketplace”, la factura que se imprime y se mete en la caja en la que va el producto adquirido no la hace un empleado, sino que se imprime de forma automática. Es decir, hay muchas impresiones que se realizan sin que ningún humano participe en el proceso”.

Inkjet o láser

La tradicional diisputa entre el láser y la inyección de tinta parece que va a tener un trinfador en el medio largo plazo, que no es otro que las impresoras inkjet. Hace tiempo que este tipo de impresoras empezaron a disputarle las ventajas que tenían las láser. En este sentido, Óscar Visuña de Epson tiene claro cuáles van a ser los equipos triunfadores: “los inkjet por un tema económico y de sostenibilidad. Ambos conceptos se ha situado muy arriba en las necesidades de los clientes. Yo equiparo el láser al diésel. La inyección es una tecnología más que conocida que data de 1984. Está muy reconocida en entornos domésticos y los entornos más profesionales. En el entorno corporativo, luchaba contra una tecnología en la que imperaba el láser. Creemos que la tecnología de inyección es muy buena para este entorno. Hoy en día, el entorno corporativo está empezando a apostar por ello porque el TCO en algunos casos es de un 50% con respecto al láser. Además, el consumo energético es infinitamente menor con respecto al de un equipo láser. En las compañías medianas y grandes, cada vez más, se busca el ser más eficiente. Hay estudios en Japón que dicen que el tercer capítulo de consumo energético en las empresas es el de la impresión. La inkjet está para quedarse y a corto medio plazo, irá cogiendo más cuota de mercado”. Desde HP se apuesta por las dos tecnologías aunque su portavoz afirmó que “nuestra tecnología de inyección está teniendo una aceptación brutal porque tiene un mejor TCO y es más sostenible. Sin embargo, hay clientes que prefieren, por diferentes motivos, ir a una tecnología láser. Lo que sí que es cierto es que nuestra tecnología de inyección nos ha supuesto un negocio incremental”.

Por su parte, el portavoz de Brother afirmó que “ambas tecnologías son aptas. La tinta, antes era para el entorno doméstico y ahora es apta para las necesidades de la empresa. Al revés también y ya hay equipos láser en las casas. La evolución medioambiental y energética de los equipos láser también ha mejorado. Como los volúmenes de impresión de las páginas, siempre que estemos hablando de equipos de nuevas generación, han cambiado, el consumo energético también es muy bajo. Además hay que señalas a las tecnologías nuevas entre las que destaca la transferencia térmica, que es una tecnología que no requiere consumibles. Con que haya papel puede imprimir”.

Servicios

Los servicios de impresión se están imponiendo entre los clientes. Tal y como afirmó el portavoz de Epson, se trata de “un factor determinante. Ha habido un cambio en la mentalidad de los usuarios y las empresas. Es un tema de presente y cuando hablas con el canal de distribución, la primera pregunta siempre tiene que ver con los modelos de contratación porque el pago por uso es un modelo que tiene muchas ventajas”. Desde HP se señala que “un tema importante es que la evolución del sistema de pago por uso es algo que está en auge, una vez que las empresas han cambiado la antigua base instalada que tenían. Nuestra previsión es que para 2020, un 70% de nuestras ventas van a venir de este tipo de contratación”. Por su parte, Pablo Martínez de Lexmark aseguró que “hoy en día las empresas no te piden las páginas por minuto, sino la política de impresión. Es impresión como servicio. El equipo en sí, deja de ser relevante. Nuestros grandes clientes prácticamente todos apuestan por este modelo y los que nos piden máquinas son empresas que nos las piden para que luego su empresa sea la que haga el servicio de impresión”.

José Ramón Sanz de Brother, destacó que hay un sector en el que se sigue imponiendo el modelo tradicional de compra de equipos: la Administración Pública pero tal y como aseguró, “los servicios de impresión gestionados van a seguir creciendo. Hoy en día la financiación deja de ser una barrera porque se incluyen en este servicio a equipos muchos mas compactos. Hoy el cliente puede decidir además si compra el equipo o se lo “alquila” al fabricante.

Futuro de impresión en 3D

Finalmente se habló de la impresión 3D. Vicente Martos aseguró que “la impresión 3D no está consolidada en España. En Europa se está empezando a consolidar. Vemos que muchos colegios, que está apostando por ello, no tienen personal cualificado para enseñar a los alumnos en qué consiste la impresión 3D. Estamos avanzando poco a poco. A nivel industrial, sí que vemos demanda y esto tiene que ver con que el coste del prototipado se ha reducido. Los materiales de impresión, en este momento, no son un hándicap. Creemos que hay materiales de sobra y creemos que hay que bajar los costes. Además necesitamos que este mercado, que yo creo que va a ser interesante en el futuro, es muy poco conocido a nivel general. También estamos viendo que hay una llegada masiva de productos chinos, que se están vendiendo a unos 150 euros cuando no tienen ni calidad ni opciones tecnológicas. Esto genera un grado de insatisfacción claro en el cliente que se traslada al resto de fabricantes”.

Compártelo

Noticias relacionadas

Escrito por Javier López el 4 julio, 2018 en Legalidad TIC

Productos sanitarios impresos en 3D: ¿son legales?

Escrito por Redacción Byte TI el 5 junio, 2018 en Impresión

La sostenibilidad también está en la impresión

Escrito por Redacción Byte TI el 23 mayo, 2018 en Impresión 3D

HP despliega sus capacidades de impresión 3D de alto volumen