cerrar-sesion editar-perfil marker video calendario monitor periodico fax rss twitter facebook google-plus linkedin alarma circulo-derecha abajo derecha izquierda mover-vertical candado usuario email lupa exito mapa email2 telefono etiqueta

San Google

Escrito por Redacción Byte TI el 8 noviembre, 2018 en Opinión
no hay comentarios Haz tu comentario
Imagen de logotipo de facebook Imagen de logotipo de Twitter Imagen de Logotipo de Google+ Imagen de logotipo de Linkedin

No es la primera vez que recuerdo que compañías como Google, Facebook o Microsoft tienen un control de nuestras vidas que muchas veces produce pánico. Saben dónde estamos, dónde trabajamos, dónde compramos, qué gustos tenemos de todo tipo y, además, estos datos los usan sin ningún tipo de control, para beneficio propio: se los venden, con más o menos disimulo, a otras compañías.

Siempre he sostenido que, si tienes un móvil o un ordenador conectado a Internet, date por controlado y podrás hacer muy poco para evitarlo. Pero dicho lo cual, como todo en la vida, es una cuestión de “merecer la pena”, de que te compense y sacrifiques tu intimidad por otros beneficios.

Entiendo que a un político, o personas con proyección pública de cualquier tipo, les horrorice tener esa dependencia. Sin embargo, a personas como yo, que somos poca cosa, y con poco interés para la mayoría de los mortales, tengo que reconocer que me compensa esos riesgos con los servicios a los que  puedo acceder.

Como lo tenemos, y lo usamos a diario, no nos damos cuenta, pero, sobre todo Google, es una herramienta que nos da un sinfín de posibilidades, que  nos facilitan la vida de una forma increíble.
Podemos encontrar información de cualquier tipo en tiempo real, poner en aprietos a un médico con los “conocimientos” que hemos adquirido sobre enfermedades de todo tipo, nos podemos comunicar con cualquier persona aunque esté en las antípodas, sin coste alguno, o podemos llegar al lugar que se nos ocurra del planeta, en coche, bicicleta o andando, sin consultar un solo mapa.
Esto último es maravilloso. Como me ha pasado recientemente, desplazarme a la isla de Cerdeña, y recorrerme la isla en coche sin ni siquiera tocar el teclado del móvil.  “Llévame a..” es suficiente, o ponerle el micrófono al camarero que solo habla italiano para que te traduzca el plato que quieres degustar.

Aunque quedan algunas cosas importantes. Por ejemplo, volviendo a mi viaje por la isla italiana, mi smartphone no pudo evitar que confundiera un plato típico de Sardania (Cerdeña en italiano), (presente en todas las cartas), con sardinas. Por innovar y querer tomar algo local, pedí las “Sardanias” y me trajeron unas alcachofas. Sin ayuda del móvil, esa vez, logré darme cuenta de mi analfabetismo.

A pesar de todo, a mí, la tecnología me compensa…, de momento.

En cuanto al nuevo impuesto “tecnológico ” del gobierno socialista, yo, si fuera Google, -y lo puede hacer- crearía un algoritmo para que, cada vez que Sánchez se conecte a su página, le salga un mensaje que le diga “trilero”. Aprovecharía el algoritmo (esto no sé si es posible llevarlo cabo con la misma programación) para los miembros del Tribunal Supremo con una llamada con algo así como ” me dais miedo “. Y, ya puestos, el último a Casado con un “no seas tan reaccionario”.


¿Te gustó este post? Valóralo

1 voto, promedio: 4,00 de 51 voto, promedio: 4,00 de 51 voto, promedio: 4,00 de 51 voto, promedio: 4,00 de 51 voto, promedio: 4,00 de 5 (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Tienes que registrarte como miembro para valorar esto.
Cargando…


Compártelo

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Debes haber iniciado sesión para comentar una noticia.