cerrar-sesion editar-perfil marker video calendario monitor periodico fax rss twitter facebook google-plus linkedin alarma circulo-derecha abajo derecha izquierda mover-vertical candado usuario email lupa exito mapa email2 telefono etiqueta

Qué es OpenStack y cuáles son sus retos

Escrito por Manuel Navarro el 4 mayo, 2017 en Tema de Portada
no hay comentarios Haz tu comentario
Imagen de logotipo de facebook Imagen de logotipo de Twitter Imagen de Logotipo de Google+ Imagen de logotipo de Linkedin

A veces el mundo tecnológico proporciona buenas noticias que no se producen en otros sectores. Un ejemplo de ello es OpenStack, una comunidad en la que empresas tecnológicas con soluciones de arquitectura en la nube y centrándose en el código abierto colaboran entre ellas en nuevos proyectos para ofrecer a las empresas.

Parece difícil que compañías competidoras entre sí aúnen esfuerzos aportando su tecnología para desarrollar proyectos en común. La lista de empresas que forman parte de esta comunidad, llamada OpenStack Foundation, es larga: IBM, Red Hat, Huawei, Intel, Suse, Dell EMC, Ericsson, NetApp, BBVA,…

Qué es OpenStack y cuáles son sus retos

¿Qué es lo que se pretende con esta comunidad? Tal y como manifiesta la comunidad, OpenStack es un estándar para las nubes privadas y también está disponible como un servicio a través de docenas de proveedores de nube pública en todo el mundo. En su núcleo, OpenStack es un motor de integración de código abierto que proporciona APIs para orquestar recursos para máquinas virtuales y contenedores en una sola red. El mismo código OpenStack potencia una red global de nubes públicas y privadas, respaldada por el mayor ecosistema de proveedores de tecnología, para permitir el ahorro de costes, el control y la portabilidad.

Actualmente la comunidad OpenStack engloba a 70.000 personas de 180 países apoyada por la Fundación OpenStack, lo que facilita el desarrollo de muchos proyectos innovadores en el espacio de la infraestructura abierta. La comunidad entrega dos versiones de software cada año, las cuales son Apache 2 licenciadas y desarrolladas por un gran ecosistema de proveedores de tecnología en el Marketplace que la fundación dispone en su propia página web.

Es decir, se trata de una tecnología gratuita. Cualquiera se la puede descargar, y como todo proyecto de código abierto, puede modificar, usar y poner en común con toda la comunidad, los desarrollos que se lleven a cabo. Esto es algo, realmente sorprendente si se tiene en cuenta que muchas empresas son competidoras entre sí en numerosos mercados.

Una de las empresas que más está aportando a la Fundación es Red Hat, que apostó prácticamente desde sus inicios, por esta comunidad. Para Javier Martínez Nohalés:  senior Solution Architect Cloud & Infrastructure de Red Hat, “OpenStack viene a cubrir la demanda de los clientes empresariales de poder tener la agilidad, elasticidad, seguridad y automatización que ofrecen las nubes públicas, en un centro de datos propio. Los sistemas de virtualización tradicional están lejos del nivel de automatización, optimización y abstracción que ofrece OpenStack, que se asemeja más al que se consigue en las nubes públicas. Poniendo un ejemplo, con Red Hat OpenStack Platform, cuando un usuario necesita instalar una nueva aplicación, accede al catálogo de aplicaciones y solicita su despliegue automatizado. A los pocos segundos la aplicación, con independencia de los servidores virtuales, redes o almacenamiento que ésta necesite, se despliega de forma automática y el cliente puede usar su nueva aplicación. Con la virtualización tradicional, para desplegar esta misma aplicación hay que solicitar diferentes recursos a cada uno de los departamentos involucrados: administradores de virtualización, red, seguridad y almacemaniento, para que provisionen los servicios necesarios y finalmente poder instalar nuestra aplicación. Éste proceso, que en OpenStack se realiza en segundos, en un centro de datos gestionado con virtualización tradicional puede requerir varios días o incluso semanas desde que se solicitan los recursos hasta que la aplicación es accesible”.

Otra empresa que también pertenece a la Fundación es Huawei. Desde esta multinacional china se afirma que “Huawei apuesta por estándares totalmente abiertos, integrables, siendo uno de los principales contribuyentes en Openstack. Nuestra visión es de apertura, colaboración y de creación de un ecosistema conjunto con nuestros socios y clientes. Desde 2010, OpenStack se ha convertido en el proyecto de cloud computing de código abierto más influyente y ha obtenido reconocimiento de toda la industria. Somos gold member y uno de los players que más ha contribuido a esta comunidad. Durante los próximos, pretendemos ser uno de los tres principales fabricantes de Europa para hardware, software y servicios TI”.

Javier Múgica, SE Leader Iberia en F5 Networks, afirma que, “un 50% del Fortune 100 está implementando OpenStack, y sin duda OpenStack se está erigiendo como una de las principales alternativas para el desarrollo de clouds privadas. Nuestra visión es que cualquier cliente de F5 pueda desplegar cualquier aplicación, en cualquier lugar, con servicios de aplicación y seguridad consistentes, y por tanto nuestro compromiso con ellos es acompañarles en la adopción tanto de esta tecnología como otras alternativas de cloud públicas/privadas. Por todo ello, F5 es colaborador de la comunidad OpenStack, seguimos los ciclos de desarrollo y proveemos no solo de la integración a través de los plugin LBaaS o directamente con el orquestador HEAT, sino que también trabajamos en la extensión de los plugins, introduciendo por ejemplo capacidades de “Extended Services Definition” que permitan a nuestros clientes provisionar configuraciones más completas en línea con los requisitos actuales de las aplicaciones”.

Ceder tecnologías

Esta es una de las cosas que más sorprenden dentro de lo que supone la comunidad OpenStack. Todos ceden tecnología y todos se aprovechan de las innovaciones y desarrollos de los demás. En realidad, el sector tecnológico es uno de los pocos en los que aparecen proyectos así. Además no es novedoso. Por ejemplo, dentro del mercado de la seguridad, muchos fabricantes ponen recursos en común para impedir problemas de inseguridad que puedan darse. Para el portavoz de F5 Networks, “Sin duda resulta llamativo que compañías como F5 colaboren con la comunidad en el desarrollo de soluciones e integraciones Open Source, sin embargo, esto es una actividad que estamos realizando con cada vez más frecuencia, no solo en el ámbito de OpenStack, sino también, por ejemplo, en el desarrollo de soluciones de balanceo en el tráfico Este-Oeste en entornos de contenerización, para los cuales también estamos desarrollando soluciones abiertas que puedan ser consumidas por nuestro clientes. De hecho, usamos con cada vez más frecuencia github como herramienta para compartir información/código con nuestros clientes. El beneficio radica en disponer de una solución global de entrega de aplicaciones, soportada, completa y que permita a nuestros clientes el despliegue de aplicaciones de forma segura en cualquier entorno”. Para Manuel Vidal, Director de preventa de Sistemas de Oracle Iberia, “todas las grandes compañías de software tienen componentes tecnológicos con código propietario y otros con código abierto. La colaboración de estas compañías con proyectos de código abierto es una forma de intentar maximizar la adopción de determinados frameworks”.

Otra compañía implicada en la comunidad OpenStack es Ericsson. Para Víctor Manuel Ávila, Head of Product Development SDN and Cloud Networking Services de la compañía “se puede aportar valor, y por tanto conseguir beneficio , participando y colaborando en las comunidades Opensource. Los clientes necesitan que alguien les garantice resolución de los posibles problemas ( “peace of mind ) “ , usabilidad, servicios de integración con otros componentes ,  evolución de la plataforma, interoperabilidad , etc. Una compañía como Ericsson puede proporcionar todas estos requisitos. Las soluciones Open Source ofrecen un ecosistema abierto , innovador , que gran participación de “players” y donde es mas fácil y rápido que las soluciones se adopten por una gran comunidad y por lo tanto se implementen y extiendan. En este sentido las comunidades Open source son el nuevo cuerpo de estandarización y ceder la tecnología es una manera de llegar antes al mercado y de una manera mas segura”.

Como decíamos al principio una de las empresas que más apuesta por la tecnología OpenStack es Red Hat. Esta compañía sirve de ejemplo de porqué los fabricantes ponen en común parte de su I+D+i. El modeo de trabajo, por así decirlo sería más o menos el siguiente: Las tecnologías con las que trabajan en Red Hat no son propiedad de Red Hat, son tecnologías públicas y son mantenidas por las diferentes comunidades que participan en sus respectivos proyectos de código abierto. Red Hat no es propietario de la tecnología, sino que participa activamente en muchas comunidades, algunas de las cuales lidera, con el objetivo permitir que las tecnologías más novedosas puedan ser consumidas libremente y fomentar la evolución de los centros de datos y tecnologías de la información. Tal y como afirma Javier Martínez, “nuestro modelo de negocio se basa en nuestros productos, que construimos a partir de proyectos de código abierto y que ofrecemos mediante un modelo de suscripción. Los proyectos de código abierto son entornos participativos de innovación con evolución constante. Todos los días se incluyen o modifican líneas de código en los proyectos de código abierto en los que se basan nuestros productos. Un proyecto de código abierto no lo podemos congelar, porque la innovación no puede pararse. Imaginad la situación si cada vez que queremos crear una nueva versión de un producto tuviéramos que decir a todos los desarrolladores del proyecto de comunidad: “Manos quietas! Dejad de desarrollar!” Por otra parte, nuestros clientes empresariales necesitan productos con versiones estables, certificados para en sus entornos y servicios de gestión de ciclo de vida de software asociados a estos productos. En Red Hat creamos productos desde los proyectos de comunidad. Un producto es una instantánea del código de comunidad que ajustamos para que pueda ser consumida por un cliente empresarial. Parte del trabajo de adaptación al mercado empresarial incluye la certificación de hardware y software, mantenimiento del software durante un periodo preestablecido y facilitar a nuestros clientes los parches que sean necesarios durante todo el ciclo de vida del producto. Además entregamos utilidades para realizar actualizaciones entre las versiones de los productos y ofrecemos un servicio de soporte. Éstos son solo algunos de los servicios incluidos en las suscripciones de los productos ofrecidos por Red Hat”.

En resumen, a partir del software de comunidad se crean productos para los clientes con el nivel de servicio que ellos necesitan para poder consumir estas tecnologías. Tal y como reconoce el portavoz de Red Hat, “si no trabajásemos mediante código abierto no podríamos innovar a la velocidad requerida y no podríamos ayudar a nuestros clientes a evolucionar con las mejores tecnologías de cada momento”.

Ventajas para las empresas

Hemos explicado cómo funciona la comunidad OpenStack, pero ¿qué ventajas aporta a las empresas que descarguen sus productos? Antonio Alvarado, especialista cloud y tecnologías abiertas de IBM, “ OpenStack permite el aprovisionamiento de infraestructura IT bajo demanda, de manera rápida, automatizada, estandarizada y con posibilidad de integrarse con otras herramientas o desarrollos mediante código. La ventaja fundamental es que OpenStack es un estándar abierto, apoyado por los principales actores del mercado IT, lo que permite compatibilidad con distintos fabricantes y protege contra el vendor lock-in”.POr su lado, desde Suse se afirma que “OpenStack te permite crear una nube interna aportando la flexibilidad de una tecnología de código abierto, respaldada por amplia comunidad de desarrolladores y empresas. Hoy en día se habla mucho de cloud computing y transformación digital, en la línea de ese mensaje, OpenStack es una pieza clave en dicha transformación, ya que aporta las herramientas necesarias para hacer frente de una forma rápida y ágil, a las exigencias a las que se enfrentan las empresas y organizaciones. A demás te ofrece la posibilidad de crear nueves hibridas, y de migrar instancias en ejecución, manteniendo a salvo tus cargas de trabajo más críticas”.

Elasticidad, agilidad, escalabilidad, eficiencia y automatización de la infraestructura del centro de datos, son sólo algunas de las ventajas que proporciona OpenStack. Además estas tecnologías permiten abstraer los recursos disponibles de procesamiento, memoria, red y almacenamiento de los recursos físicos que sustentan el servicio. Y es que, OpenStack es una plataforma IaaS (Infrastructure as a Service) y por tanto pone a disposición de los consumidores los recursos de infraestructura virtual para ser consumidos como servicios. Por otra parte, los operadores de telecomunicaciones ven en OpenStack un camino viable para la virtualización completa de sus redes. Este caso de uso es conocido como NFV (Network Function Virtualization).

En definitiva y tal y como señalan desde Huawei, “La idea es que con Open Stack, las empresas sean más ágiles, reduzcan costes y eviten dependencias de proveedores. La adopción del código abierto y estándares abiertos en la nube proporciona beneficios a todos, ya que significa que los clientes no tendrán que depender de terceras empresas y las tecnologías podrán participar en un mercado en crecimiento que se extiende, cada vez más, entre los proveedores. Las empresas que ya están se están beneficiando de OpenStack la utilizan, principalmente, para soporte, capacitación y servicios de integración de hardware y software”.

Sectores

Pese a las reticencias iniciales, el código abierto se está imponiendo cada vez más en el mundo empresarial. Son numerosos los informes que, año tras año, señalan que las empresas confían en las soluciones Open Source para solucionar problemáticas que puedan tener. Y es que, como apuntan desde IBM, “las áreas más innovadoras de las empresas están demandando una agilidad que el IT tradicional no está pudiendo ofrecer. Nos encontramos con que cada vez más empresas necesitan disponer de recursos de infraestructura de manera rápida y miran hacia los cloud basados en OpenStack como una de las opciones más sólidas para cumplir con estos requerimientos”.

OpenStack es ampliamente demandado por clientes que necesitan instanciar a diario servidores, redes o discos virtuales. Algunos sectores donde se utiliza ampliamente OpenStack son los proveedores de alojamiento (hosting providers), operadores de telecomunicaciones y otras empresas que ofrecen servicios de infraestructura de centro de datos a sus clientes.

También es ampliamente utilizado en empresas que ofrecen servicios online en modo SaaS con carga variable a lo largo del tiempo. OpenStack ofrece elasticidad a las aplicaciones SaaS, pudiendo aumentar o reducir los recursos asignados a la aplicación SaaS en función de la demanda. Por ejemplo, lo utilizan empresas que venden productos a través de plataformas online o para movilidad, como los supermercados, la industria textil, empresas de transporte, sector financiero, etc. No obstante, muchas de estas empresas están migrando sus aplicaciones web para ser ejecutadas en plataformas CaaS (Container as a Service), entre las que destaca otro producto de nuestro portfolio: Openshift.

En resumen, OpenStack está especialmente indicado para grandes consumidores de infraestructura. La mayoría de los “early adopters” fueron grandes empresas aunque cada vez lo incorporan más empresas de tamaño medio. Desde F5 Networks señalan que, “aunque tenemos referencias de clientes trabajando activamente sobre Open Source, es cierto que en muchos de estos casos no están vinculados a entornos de producción, trabajando en fases de pruebas o preproducción, aunque también tenemos referencias de clientes que ya están activamente trabajando con Open Source en entornos de producción final”.

La apuesta por el código abierto

Como hemos dicho, el código abierto es cada vez más importante en el ámbito empresarial. Hasta hace relativamente poco tiempo, las empresas que apostaban por él, lo hacían, como casi siempre ocurre con las tecnologías novedosas, por un un tema de costes: es mucho más barato. En contra del OpenSource, siempre estaba el mantra de la seguridad y sobre todo, el apartado del soporte: siempre era más fácil apostar por tecnologías cerradas porque detrás estaba un fabricante con nombre y apellidos al que se podía recurrir si algo fallaba. Pero eso ha cambiado: OpenSource es visto por los entornos empresariales como un sinónimo de innovación, gracias a la aportación de múltiples compañías. En muchos casos, además el soporte lo ofrecen empresas con un importante bagaje detrás y que cuenta con numerosos casos de éxito en empresas tan punteras como los grandes bancos o las empresas de telco.

Tel y como apunta el portavoz de IBM, este creciente intererés por las tecnologías abiertas, “uno de los principales motivadores del paso a OpenStack es la voluntad de evitar el vendor lock-in y huir la dependencia que muchas empresas tienen de un único proveedor, lo que incluye también sus políticas de licenciamiento. Cada vez más empresas miran hacia el cloud con dos ideas en mente: multi-proveedor y tecnología abierta, para poder mover sus cargas entre distintas ubicaciones, ya sea on-premises u off-premises, sin variar el stack tecnológico”.

La realidad desmuestra que OpenStack seguirá creciendo y cada vez más compañías van a apostar por este tipo de tecnologías

El cambio de mentalidad por parte de las organizaciones ha sido brutal y es que, como señalan desde Red Hat, “hace 20 años éramos unos de los pocos que creíamos en el código abierto, invertíamos en él y ofrecíamos nuestros productos a partir de este tipo de proyectos. En 2017, la práctica totalidad de los fabricantes de software participan en proyectos de código abierto y todas las nuevas tecnologías se implementan mediante este modelo de desarrollo. Las empresas que no han apostado por código abierto han visto cómo otras empresas de su sector, innovaban a mayor velocidad que ellos y sus clientes demandan los servicios ofrecidos por ésta competencia innovadora, mientras ellos siguen frenados por la dependencia con algunos fabricantes de software propietario a los que les interesa más la dependencia con sus tecnologías cerradas que la innovación y competitividad de los mismos. El código abierto ofrece muchas garantías y libertades, pero creemos que la principal razón por la que lo están adoptando casi todas las empresas es porque es sinónimo de innovación, calidad y no genera dependencia”.

Uno de los cambios que se ha producido es como, dicen desde Huawei, que actualmente “nos encontramos en una nueva era, ya que el modo en que se utiliza la tecnología ha evolucionado, pasando de emplearse para la optimización de procesos de negocio, a ser una parte fundamental de los sistemas de producción. Además, las compañías están enfrentándose a una transformación digital progresivamente. Y por ello, necesitan soluciones que les ayuden a migrar sus negocios, requiriendo sistemas facilitadores de negocio y operaciones ágiles”.

Trasladar cargas de trabajo a OpenStack

Las ventajas que ofrece OpenStack y todo lo relacionado con OpenSource, parecen claras pero a la hora de la verdad, ¿como lograr las tradicionales cargas de trabajo a estos nuevos modelos? ¿Es complicado o es sencillo? ¿Qué ocurre con el coste? ¿Incrementará la productividad? Desde Oracle creen que “la adopción de OpenStack va a venir limitada por su complejidad. En las grandes organizaciones que sean capaces de vencer dicha complejidad, existirán determinadas cargas de trabajo que nunca se migrarán a estos entornos. Normalmente las que requieran grandes instancias con mucha memoria y un gran número de cores. También instancias que tengan demanda específica de entrada/salida”.

OpenStack no es la solución ideal para todas las cargas de trabajo

La realidad desmuestra que OpenStack seguirá creciendo y cada vez más compañías van a apostar por este tipo de tecnologías. Si aún así no está convencido sólo tiene que pensar en que empresas tradicionalmente propietarias como Microsoft, están apostando por soluciones de código abierto. Si hiciéramos una encuesta con la pregunta de si a IBM, se le considera una empresa de software propietario o abierto, claramente ganaría la primera opción. Sin embargo, su apuesta por el Open Source es cada vez más clara. De hecho es uno de los principales impulsores de la Fundación OpenStack. Por eso su portavoz asegura que “OpenStack tiene un mejor encaje para cargas “nacidas en Cloud”, aquellas que no requieren de una infraestructura altamente resiliente que siempre esté disponible, algo que sí necesitan las cargas más tradicionales. OpenStack permite disponer de infraestructura adicional de manera programada, mediante interacción por software, y son aquellas cargas capaces de aprovecharse de esa capacidad las que inicialmente mejor encajarán en OpenStack. De todas formas, OpenStack cada vez incluye más funcionalidades, como Ironic, que permiten el despliegue de servidores físicos (“bare metal”) con la misma capacidad de automatización que los virtuales, o las capacidades de alta disponibilidad de Nova, con lo que cada vez habrá más cargas que encuentren encaje en entornos OpenStack”.

Pero claro, OpenStack no es para todo. Tal y como apuntan desde red Hat, “OpenStack no es la solución ideal para todas las cargas de trabajo, de igual forma que en su día, no todas las cargas de trabajo fueron migradas de físico a virtual. Los centros de datos evolucionan hacia un entorno compuesto por varias tecnologías complementarias que pueden ser gestionadas de forma centralizada mediante un CMP (Cloud Management Platform), como Cloudforms. OpenStack es una pieza más dentro del centro de datos, y esta pieza ofrece IaaS. Otro componente que cada vez está más presente en el centro de datos es Openshift, que ofrece CaaS (Containers as a Service) y para algunos tipos de cargas de trabajo Openshift puede ser más adecuado que OpenStack”. En definitiva, OpenStack no es la plataforma ideal para todo tipo de aplicaciones, y especialmente no lo es para “aplicaciones tradicionales”. Por tanto, aunque algunas aplicaciones tradicionales terminarán migradas a un entorno IaaS como OpenStack o incluso a un entorno CaaS como OpenShift, siempre quedarán aplicaciones que no encajen en estos entornos.

¿Y la nube?

Cierto. Hay otros proyectos, basados en nube, que están mucho más maduros que OpenStack, así que cabría pensar que muchas compañías se decantarán por esos proyectos. La principal ventaja sobre otros es que OpenStack permite despliegues híbridos, tanto en data centers del cliente como del proveedor. Por otro lado, su carácter comunitario y abierto permite la interoperabilidad y evita el vendor lock-in. Javier Múgica, SE Leader Iberia en F5 Networks asegura que “la ventaja sobre otras alternativas de cloud privada radica principalmente en la adopción de tecnología abierta, open source que está en constante evolución. Con respecto a la alternativa de nube pública, con OS se dispone de una mayor libertad, con un control mucho más claro de los datos, y sin responsabilidades compartidas con terceros. Hay también muchas alternativas de cloud privada provistas por service providers, que incluso también usan OS como la tecnología subyacente que les permite proveer estas capacidades a sus clientes. Los criterios de decisión dependen en cualquier caso de elegir entre mayor libertad con OS con el requisito de necesitar un conocimiento mucho más elevado para implementar y operar la plataforma”. Pero más claros son desde Red Hat. Su portavoz Javier Martínez afirma que “OpenStack es actualmente la única solución de “Nube Privada” madura para ejecutar aplicaciones críticas para nuestros clientes. En el pasado surgieron otras soluciones de nube privada que convergieron en OpenStack o terminaron desapareciendo”.

Openstack es un proyecto que ha salido adelante gracias al aporte de toda la comunidad y cuando digo toda me refiero a los usuarios, los desarrolladores y todas las grandes empresas del sector. OpenStack está maduro para usar en producción, lo que sucedees que OpenStack es un framework en continuo crecimiento. Desde Suse se afirma que “lo que hay que saber distinguir es que partes de este framework son productivas y cuales están en desarrollo, obviamente como proyecto vivo, que es, se añaden características y proyectos constantemente, y se necesita el acompañamiento de un fabricante que nos guie para discernir qué características están listas y cuales son características prometedoras que todavía necesitan madurar. Lo importante es que en SUSE hemos escuchado a nuestros clientes y hemos agregado características a SUSE OpenStack Cloud, que son necesarias para proyectos empresariales, como son, alta disponibilidad, actualización sin parada o soporte para todos los hipervisores, que son características que nuestros clientes nos han pedido sobre las que ya existían dentro de Openstack y que el resto de los fabricantes no pueden ofrecer”.

Compártelo

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Debes haber iniciado sesión para comentar una noticia.